Tu empresa podría obtener un beneficio y todavía experimentar una crisis de efectivo. Mantener un registro de flujo de efectivo actual y proyectado puede garantizarte que siempre tengas suficiente dinero disponible.

Puede que tu empresa este obteniendo ganancias hoy, pero ¿será rentable dentro de seis meses? Es crucial hacer un seguimiento cuidadoso de cuánto dinero está recibiendo tu empresa y cuánto necesita para el futuro. Mantener un presupuesto de flujo de efectivo te ayudará a pronosticar la salud financiera de tu negocio.

Muchas empresas son rentables en el papel, pero, aun así, se meten en problemas porque no tienen el efectivo disponible para financiar sus operaciones. Los propietarios de estas compañías pueden estar familiarizados con su estado de resultados, pero desconocen su balance de efectivo.

El presupuesto de flujo de efectivo (a veces llamado «pronóstico de flujo de efectivo») no necesita ser complejo. Puedes guardar la información en una hoja de cálculo de Excel. Algunos productos de software de contabilidad como QuickBooks también pueden ayudarte a crear un presupuesto de flujo de efectivo.

Los cálculos en el presupuesto de flujo de caja no necesitan ser completamente precisos. Se trata de hacer una estimación lo más acertada posible en cuanto a la posición de efectivo de tu compañía para los próximos meses. Un presupuesto de flujo de caja confiable requiere una revisión regular al menos una vez al mes.

¿Cómo funciona?

Supongamos que tienes una compañía de transporte. Tu compañía hizo $100,000 en negocios en Enero. Sin embargo, los clientes suelen esperar de 30 a 45 días para pagar las facturas. Al actualizar el presupuesto de flujo de efectivo, el responsable de contabilidad de tu empresa hace un presupuesto de $100,000 como parte de su ingreso de efectivo dentro de dos meses. El trabajo pudo haberse realizado en Enero, pero el efectivo no llegará hasta principios de Marzo. Esto significa que no podrás usar ese dinero para operar hasta cuando se haga efectivo el pago.

El presupuesto de flujo de efectivo es una forma efectiva de mantenerse al día con los gastos de la empresa en tiempo real. En el ejemplo, los costos fijos para tu compañía (costos como pagos de hipotecas y arrendamientos, salarios y seguros) son de $ 30,000 por mes. Los costos variables, que incluyen gastos como combustible, alojamiento y otros costos operativos, varían de un mes a otro. Esos costos dependen en gran medida de la cantidad de millas que los camioneros de larga distancia recorran con su flota. Adicionalmente, tienes estipulado comprar un nuevo camión en Febrero. El primer pago del camión se produce el mes siguiente, por lo que los gastos se estiman en Marzo.

Teniendo en cuenta la afluencia de $ 100,000 en Marzo y el nuevo gasto del camión ese mismo mes, aquí se muestra el presupuesto de flujo de efectivo de tu compañía:

  Enero Febrero Marzo Abril
Entrada de efectivo        
Saldo de Caja Inicial  $     10.000  $ 10.000  $     15.000  $ 75.000
Cuentas x Cobrar (Servicios)  $ 450.000  $ 40.000  $ 100.000  
Total  $     55.000  $ 50.000  $ 115.000  
         
Gastos en Efectivo        
Costos Fijos  $     30.000  $ 30.000  $     30.000  
Costos Variables  $     15.000  $     5.000  $       9.000  
Compra de Equipo y Maquinaría  $                 –  $              –  $       1.000  $ 1.000
Gastos Totales  $     45.000  $ 35.000  $     40.000  
         
Flujo de Caja Neto Mensual  $                 –  $     5.000  $     60.000  
Flujo de Caja Acumulado  $     10.000  $ 15.000  $     75.000  

Gracias a los $ 100,000 que tu empresa espera recibir para Marzo, deberías tener aproximadamente $ 75,000 en el banco al final de ese mes. El flujo de efectivo neto para Marzo, que resta los gastos de las cuentas por cobrar de ese mes, se proyecta en $ 60,000. Deberías estimar que el flujo de efectivo acumulado a fines de febrero será de $ 75,000. El flujo de caja acumulado combina el flujo de efectivo al comienzo del mes con el flujo de efectivo neto producido al final del mes.