El impacto del retraso en los pagos a una empresa o Pyme es una problemática cada vez más frecuente y representa una dura realidad para los emprendedores. El no pago de facturas por parte de sus clientes, se ha convertido en un desafío más que afrontar durante la divertida tarea de emprender.

La cartera en mora

La morosidad y los no pagos son problemas que pueden hacer que una empresa entre en bancarrota antes de lograr incluso su punto de equilibrio. Lo recomendable es tener un plazo racional de pagos que puede ser a 30 días o no más de 60 días con el fin de mantener las operaciones financieras al día.

  • Consecuencias para el deudor: La falta de pago en los plazos establecidos también puede ocasionar mayores costos al deudor, pues deberá pagar el interés de mora pactado en el contrato o el fijado por la Ley, en su defecto.
  • Quienes son los principales afectados: Esta situación de retraso en los pagos, causa menos impacto en las grandes empresas, debido a una mayor diversificación de los riesgos y la disposición de mayores recursos financieros. Sin embargo, en pequeñas empresas y profesionales independientes, las facturas no pagadas o atrasadas pueden llegar a provocar el cierre, sobre todo si se tiene concentrada la mayor parte de los ingresos en pocos clientes.

Sugerencias para mantener la gestión de la cartera

Lo aconsejable es hacer que se cumpla una política de pagos a corto plazo entre las empresas y los contratistas. Igualmente se recomienda mantener la misma politica con proveedores y prestadores de servicios, con el fin de impedir que el deudor adquiera una liquidez extra por cuenta del acreedor, mientras su tesoreria disminuye y se convierte en moroso a causa del incumplimiento de terceros.

Un flujo de pagos justos se puede ejemplificar de la siguiente manera:

No alt text provided for this image

Es importante que con tus proveedores generen la misma cadena de tiempos, así evitarás financiar trabajos de terceros y afectar tus flujos. 

Como evitar estas acciones negativas en tu empresa:

  • Promover las buenas prácticas empresariales y la ética en la gestión de pagos y compromisos adquiridos.
  • Apalancamiento financiero con compañías de factoring, un instrumento financiero que trae beneficios importantes, ayudando a el flujo de caja y al crecimiento acelerado de tu negocio, dando liquidez inmediata, fondeos rápidos, siendo una fuente confiable y recurrente de financiamiento cuando tu empresa no cuenta con líneas de crédito bancario. Adicionalmente el factoraje de tu compañía te permite obtener un financiamiento confiable y constante, te permite quitarte dolores de cabeza al agilizar los procesos de aprobación y fondeo. Una buena compañía de factoring, asume el riesgo crediticio sin recurso, te apoya en el recaudo de cartera y te apoya cuando tu empresa tiene concentración de ventas en pocos clientes.
  • No depender económicamente de un solo cliente o de una sola fuente de ingresos.
  • Creando una política de pagos al momento de la contratación con tus clientes y proveedores.
  • Redactando con claridad los acuerdos de nivel de servicio, las condiciones de pago y las sanciones por incumplimiento.

Vale la pena invertir tiempo en la creación de sistemas de reacción financiera, donde se contemplen todas las situaciones y sus respectivas soluciones. Transforma tu negocio en una empresa rentable.